Organización del territorio y explotación de la sal desde la Tardía Antigüedad a la formación de la sociedad feudal en el área del Sistema Central: zonas de Guadalajara y Madrid

  • Entidad: Financiado por el MEC, han participado la UGR y la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid
  • Código: HUM2007-66118/HIST
  • Director/Investigador principal: Antonio Malpica Cuello
  • Personal adscrito al proyecto: nvestigadores del proyecto: Antonio Malpica Cuello, Nuria Morère Molinero, Jesús Jiménez Guijarro, Guillermo García-Contreras Ruiz, Adela Fábregas García.
Colaboradores: Alberto García Porras, Ángel González Escudero, Luis Martínez Vázquez, José Antonio Narváez Sánchez, Teresa Koffler Urbano, Sonia Villar Mañas.

De entre los muchos aspectos que configuran el proceso de transformación de la sociedad tardoantigua a la sociedad feudal plena, hay uno que adquiere una relevancia especial. Se trata de la explotación de los recursos naturales. Uno de ellos es la sal. La riqueza salinera es fundamental, pues no sólo sirve para la alimentación humana, en la que su consumo es imprescindible, sino para el ganado y la pesca. La sal permite que se genere un importante excedente. Como recurso natural que es se puede conseguir de manera aparentemente fácil en la naturaleza, pero las formas en que se presenta hacen que sea un producto que exige trabajos complejos. Es necesario tanto una inversión en trabajo humano como en materiales y en organización del espacio. La riqueza que hace posible su explotación llevó desde casi sus comienzos a un control más o menos directo de las fuentes de producción. Su estudio supone mucho más que el examen de las tecnologías y de la gestión del medio que lo
hacen posible. Sobre todo, y esta es nuestra propuesta específica, es preciso atender a la organización global del territorio, marcando los hitos del poblamiento y su estructuración en el espacio. Con una
experiencia de varios años en esta temática, en la que la arqueología espacial y del paisaje ocupan un lugar importante, parece que ha llegado el momento de dilatar el campo de trabajo y establecer un
examen de una zona distinta a la que hasta ahora era la de referencia preferente de una parte del equipo propuesto y especialmente del director del proyecto. Si bien el estudio de los territorios de Andalucía oriental han ofrecido informaciones suficientes, no ha sido posible trazar una secuencia cronológica tan ajustada y al mismo tiempo dilatada como se percibe en el área que ahora proponemos. Se configura como un espacio idóneo para este tipo de investigación. Por eso mismo parece que es evidente la idoneidad de la zona para poder estudiar la evolución de un territorio basado en la explotación de la sal, aunque no de forma exclusiva, y la de su poblamiento. Al compás de la misma se podrá ir trazando el proceso de transformación del territorio desde la época Tardoantigua, cuando la crisis del sistema romano es más que evidente, hasta la instalación de la sociedad andalusí, para terminar con la expresión del dominio feudal de la zona, ya en el siglo XII. Para ello hay que atender, como queda dicho, a los planteamientos de la arqueología del paisaje, pero también al examen atento de una masa documental que se genera en el proceso de conquista feudal.
La elección de una zona que permita un estudio de tiempo extenso es intencionada, porque en tales temas de arqueología del paisaje es imprescindible comenzar trazando las grandes líneas evolutivas
antes de ceñirse a un periodo específico que ya requiere excavaciones arqueológicas en determinados yacimientos. Atenderemos a comparaciones con las salinas y organización de los diferentes territorios ya conocidos, que tendrán que ser revisados a la luz de la marcha de nuestra investigación específica. Al mismo tiempo, se procederá a la difusión de los resultados obtenidos y a su plasmación en propuestas concretas de conservación y puesta en valor de algunas explotaciones salineras. 2 propuestas concretas de conservación y puesta en valor de algunas explotaciones salineras.